Desde casa: el arte de lo construido para cerrar el Barranco del Pintor

Ante el aislamiento preventivo al que todos estamos sometidos por razones sanitarias, quiero aportar unos minutos de lectura a nuestro tiempo de cuarentena. Les aporto, por tanto, una visión de una de las piezas maestras que recoge el libro Obras hidráulicas en Gran Canaria (2020): la Presa del Pintor.

           “Los documentos conservan los hechos

El muro del Pintor es una colosal presa de gravedad, planta ligeramente curvada, cuerpo de mampostería, paramentos enfoscados y con estribos ensanchados en coronación. Esta magna obra hidráulica del pasado, de estética monolítica, cierra el Barranco del Pintor desde 1933, aunque las obras finalizaron en 1956. En explotación desde hace más de 88 años. 

Presa del PintorPresa del Pintor

El edículo en torre ubicado en su estribo derecho y los tres huecos en su estribo izquierdo rematan el arte de lo construido, todo unido a través del camino de coronación.

Torre en el estribo derecho de la presaTorre en el estribo derecho de la presa

Simón Benítez Padilla diseñó en 1930 una presa de mampostería hidráulica y sillería de 30 metros de altura sobre cauce con una planta de traza ligeramente curva. El perfil de la presa era de gravedad con sección triangular de taludes 0,05 y 0,72 en los paramentos de aguas arriba y aguas abajo respectivamente. La anchura de la coronación del muro era de 3 metros, estando delimitada por un murete de fábrica por el lado de aguas arriba. La coronación de la presa alcanzaba una longitud de 120 metros. La capacidad de embalse de la presa era de 471.012 m³. 

Inicialmente el proyecto contemplaba la derivación de las aguas invernales de los barrancos de la Umbría, Mascuervo y Pilón (los Cocos), con el objetivo de llenar el embalse. Por su interés incluimos la explicación aportada por Benítez Padilla sobre la derivación del Barranco de la Umbría, cuya obra se llevó parcialmente a cabo con la construcción posterior del Canal de la Presa del Pintor. Así pues, Simón recogió en el proyecto que a la altura del vaso (de la Presa del Pintor) puede observarse un curioso fenómeno para el aprovechamiento de las aguas discontinuas (del Barranco de la Umbría). En efecto, la vaguada del Barranco de la Umbría está a nivel mucho más alto que la del Pintor y hacia la mitad de su recorrido ofrece una pronunciada inflexión que la deja tangente a la divisoria que separa ambas cuencas. Ahora bien, la erosión ha ido limando lentamente la arista del punto de tangencia de ambos barrancos que ofrecen hoy a lo vivo el espectáculo del último estadio evolutivo de la captura de las aguas de la Umbría por el Pintor. El aprovechamiento se limitará a precipitar este desenlace.

Nunca se llevó a cabo la presa de derivación en el Barranco de la Umbría, pero con la construcción del Canal de la Presa del Pintor se abrió un estrecho canal en roca en la arista del punto de tangencia de ambos barrancos. 

Estrecho canal en rocaEstrecho canal en roca

Otorgada la concesión del muro en marzo de 1931, se iniciaron las obras en junio: camino de servicio, excavación de cimientos en la cerrada y el canal de desviación de las aguas del Pintor de unos 1.280 m. En agosto el ingeniero Miguel Ramis Llompart, acompañado por Simón Benítez Padilla, realizó un reconocimiento ocular de la zanja de cimentación de la presa. El resultado de la inspección fue satisfactorio y se procedió al relleno de la zanja: muro y terreno.

Canal de desviaciónCanal de desviación

Tal y como recoge la sabia tradición oral, al iniciarse las obras se dieron cuenta que las superficies de las cuencas de los barrancos de la Umbría, Mascuervo y Pilón (Cocos) eran insuficientes para llenar el embalse, además del crecido gasto de las obras (presas de derivación y canal de conducción), por lo que se solicitó entonces la concesión de aguas públicas discontinuas de los barrancos de Santa Brígida, Alonso y Merdejo. En marzo de 1933 Simón Benítez Padilla obtuvo la segunda concesión y en 1934 las dos concesiones (muro y aguas discontinuas de la cuenca del Guiniguada) fueron traspasadas a la Comunidad de la Presa del Pintor. Las fotografías tomadas por Benítez Padilla en 1932 y 1933, y las que se tomaron posteriormente en 1935, dicen mucho del buen ritmo y ejecución de la presa durante los primeros años, así como los medios de construcción empleados.

Presa del Pintor en diciembre de 1933 [SBP]Presa del Pintor en diciembre de 1933 [SBP]

Afirma Eduard Callis, autor de la obra Arquitectura de los pantanos en España, que una presa es una construcción en estado puro y el espectáculo del proceso constructivo no deja indiferente a cualquiera con un mínimo de sensibilidad. En las fotografías antiguas se observa la apertura del camino de servicio (ejecutado desde San Lorenzo hasta la cerrada escogida por el presista Simón Benítez Padilla), así como senderos, canteras, excavaciones, canales (desviación y derivación), materiales del lugar, escombros, maquinaria, casetas de obra, vehículos, maderas, animales, un ejército de obreros, algunos técnicos, y lo demás. La Presa del Pintor es otro espectáculo de la construcción hidráulica. 

Sobre el bravo macizo de cimentación se levantó el muro de presa por aguas arriba y en el invierno de 1933 se puso en carga la obra en ejecución. La utilidad es el primer valor que adquiere una presa. Tras más de 85 años la Presa del Pintor ha adquirido otros valores: historia, antigüedad, arte (edículo, huecos, escala, tomas, etc.), y su permanencia intacta en el paisaje desde 1956 (reconocimiento final de las obras). Otro monumento de ingeniería insular.

Mientras se levantaba el muro de presa la Comunidad diseñó las obras para derivar las aguas discontinuas de los barrancos de Santa Brígida, Alonso y Merdejo: un tomadero en un azud de pequeña altura (1,40 m), un canal vertedero y un canal de derivación (Canal Presa del Pintor). El canal de derivación proyectado tenía una longitud de 7 km y todo el recorrido descubierto, con excepción de un tramo de 250 m en túnel para salvar la división entre las cuencas de los barrancos de La Angostura (Guiniguada) y San Lorenzo. Ahora bien, para evitar los largos trámites de la expropiación de los terrenos a ocupar, decidieron construir el canal hasta el punto que permitiera, mediante túnel, conducir las aguas hasta el Barranco de la Umbría y un tramo en canal hasta la arista rocosa con el Barranco del Pintor. En 1944 el ingeniero presista Alfonso Caballero de Rodas y Colmeiro, de la Jefatura de Obras Públicas, registró que la longitud total del Canal de la Presa del Pintor era de 3.431,84 metros, de los cuales 2.132,30 m eran en túnel (Túnel Presa del Pintor).

Boca norte del Túnel Presa del Pintor [CK]Boca norte del Túnel Presa del Pintor [CK]

En Gran Canaria la asociación de obras hidráulicas es geografía pura. Así, desde Las Meleguinas (ubicación del tomadero en un azud de pequeña altura) parte el Canal de la Presa del Pintor (antiguamente al descubierto) hasta el lugar conocido como El Velero (un lavadero) y desde ahí en túnel hasta el Barranco de la Umbría. Existe una pequeña campana-tomadero (cerrada con railes) en el estrecho cauce del Barranco de los Massieu.

La portentosa Tubería de Cirilo Rodríguez discurre por el interior del Canal de la Presa del Pintor (tramo Las Meleguinas – El Velero), para seguir por el Barranco de la Angostura hasta el Túnel de Martinón. Respecto al Túnel de la Presa del Pintor, también se aprovechó su trazado para colocar una tubería y llevar agua desde la cuenca Guiniguada hasta las cantoneras del Pintor, Almatriche (un verdadero mercado del agua) o Piletas. Además, por la arista del punto de tangencia de los barrancos de la Umbría y Pintor también llega la Tubería de la Marquesa camino de la Presa de Madan (Firgas). Ambas tuberías, la que utiliza el Túnel de la Presa del Pintor como la Tubería de la Marquesa atraviesan la arista rocosa, una a cada lado del amplio canal en roca de la Presa del Pintor. Es incuestionable, por tanto, el interesante nudo gordiano de obras hidráulicas que existe en un pequeño punto del Barranco de la Umbría, aguas abajo de la potente Presa de Sintes y aguas arriba de la misteriosa Presa de las Vacas, con ‘paletones’ incluidos, un respiradero y un canal hasta la Presa de las Vacas.

Canal Presa del Pintor y Tubería de la Marquesa [CK]Canal Presa del Pintor y Tubería de la Marquesa [CK]

En Gran Canaria la asociación de obras hidráulicas es geografía pura

Las obras del muro de la Presa del Pintor se prolongaron hasta la primera mitad del s. XX. En 1952 el ingeniero Luis Escolano Herreros efectuó un reconocimiento de las obras, estando el muro con una altura de 25 m sobre cauce. Finalmente, el Acta de Reconocimiento Final fue firmada en septiembre de 1956 por el ingeniero Enrique Pomplana. En enero de 1964 el Ingeniero de Vigilancia de Presas Manuel Alonso Franco, encargado de las Islas Canarias, realizó una visita a la Presa del Pintor en compañía del ingeniero José Luis Fernández Casado. Por su gran interés reproducimos y aportamos a continuación sus impresiones y el croquis “sección tipo” que recibieron de la Comisaría de Aguas de Las Palmas (CALP): Concesionario: Comunidad de la presa del Pintor. Su construcción es reciente de 5 a 7 años. De gravedad planta curva tiene una altura de 30 m. sobre cauce. La fábrica es de mampostería, teniendo enfoscados sus paramentos. No tiene desagüe de fondo, ni aliviadero, haciendo las veces de este 3 huecos de dimensiones muy reducidas abiertos en la fábrica debajo de la coronación en el estribo izquierdo. Hay 3 tomas de agua: 1 en el fondo del cauce y otras 2 en la ladera derecha. La ladera izquierda del embalse está coronada por basaltos antiguos y en ladera derecha aparece la traquita. El día de la visita el embalse estaba vacío; se veían manchas de humedad en el paramento de agua abajo en su parte baja. La conservación de la presa parece esmerada por el estado de la limpieza en que se encontraba. Así mismo de su aspecto externo podría presumirse que su ejecución puede calificarse de buena. Del croquis “sección tipo” facilitado por la Comisaría de Aguas de Canarias se deduce que los taludes de los paramentos son 0,05 y 0,71 y que el vértice teórico está a la altura del camino de coronación. Con este perfil y con la curvatura en planta que tiene esta presa podemos presumir que la estabilidad elástica de la estructura está garantizada. 

Por último, la Presa del Pintor, una construcción bien visible (30 m de altura sobre cauce y 150 m de camino de coronación) repleta de obras hidráulicas complementarias y bravos fenómenos constructivos (su mundo como historia), es otro escenario hidráulico extraordinario de Gran Canaria que genera admiración, asombro, interés y fascinación. Vistas así las cosas, a este geógrafo contemplativo sólo le queda bautizarla como la magna y potente Presa de Benedicto.

Expresión personal.

Paletones del canal de desviación de la Presa del PintorPaletones del canal de desviación de la Presa del Pintor

 


pdfPuedes descar el trabajo en formato PDF imprimible desde este enlace


 

Actualizado el Miércoles, 18 Marzo 2020 22:15 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento