La basílica del Pino y su restauración hace medio siglo


Al pueblo canario y a todos los devotos de Nuestra Señora del Pino”


obrasterorjoseluis


obrasterorjoseluis01Así se iniciaba la carta que el nueve de mayo de 1968, a través de todos los medios de comunicación difundió Monseñor Socorro Lantigua con respecto a las obras que una semana antes comenzaban en la Basílica terorense. En ella exponía la razón que por entonces movía las intenciones diocesanas y políticas que era, por muy raro que pueda parecer visto con medio siglo de distancia, realizar los trabajos de consolidación necesarios para poder sostener en pie el templo hasta que las circunstancias permitieran “con la ayuda del Gobierno y de todas las autoridades” poder levantar el que definían como el “más grandioso templo que merece la Reina y Madre de los canarios, que es con lo que soñamos todos los devotos y fieles hijos de la Excelsa Patrona de esta Diócesis de Canarias”. O lo que es lo mismo, arreglaban hasta tener dinero para hacer algo mayor.

Las sucesivas declaraciones de ruina, arreglos, reparaciones, que sufrió la iglesia de Teror comenzaron ya a fines del XVIII, cuando tan sólo habían pasado dos décadas de su impresionante inauguración en una imparable y permanente cronología de incidentes, que no eran otra cosa que la sintomatología de la enfermedad con la que esta iglesia había nacido: el suelo de Teror.

Interior de la Basílica del Pino antes de la restauración IEn la década de 1780, las grietas comenzaron a advertirse amenazadoras por todas las paredes del edificio. La cimentación sobre una masa de barro de hasta cuatro metros de espesor, donde se iniciaba la arcilla, y que empapada en el invierno y calentada en los agobiantes veranos terorenses provocaba resquebrajamientos en paredes, desprendimientos de piezas de cantería era la razón.

El templo, después de años cerrado a inicios del XIX, se reparó y volvió abrirse porque el pueblo así lo quiso y punto. Y que la cosa de los dineros que la Virgen ha traído siempre a este lugar iba a menos porque tal como se dijo por entonces “representándole los perjuicios que aquel estado de cosas estaba acarreando, porque siendo incapaz la iglesia provisional, se retraían las gentes de concurrir a las festividades de Teror, disminuía visiblemente la devoción, y el culto menguaba por el retraimiento de limosnas…”

restauraciondespuesdelasobrasEl año 1809 se cortaron en el pinar de la cumbre las maderas necesarias y el 18 de marzo de 1810 comenzaron las obras que terminaron en octubre, demoliéndose fachada y puertas laterales, arcos torales, cimborrio. Casi se hizo una iglesia nueva.

Ello no fue el final del deterioro del templo que se mantendría durante un siglo y medio con una tenaz impertinencia: en 1918, colocación de un nuevo piso a todo el templo por el agrietamiento del anterior; en 1930, puerta lateral del frontis junto a la Torre Amarilla; en 1931-34, nueva decoración por los pintores Colacho Massieu y su sobrino Nicolás Massieu que se encontraron suelta la clave del arco central ante el altar mayor, ordenando el arquitecto Rafael Masanet sustituirla, consolidar el arco y restaurar toda la cúpula; en 1955, presbiterio y altares laterales sustituyendo el granito rojo por mármol blanco; en 1959-61 el arquitecto Joan Margarit ordenó asimismo restaurar el arco que está sobre el púlpito y que presentaba amenaza de desprendimiento; en 1961 también toda la bóveda central por las grietas y el inicio de desprendimiento de las planchas de escayola que formaban el artesonado; y sumó y siguió la relación de cientos de pequeñas restauraciones anuales para adecentar el templo cada vez que se acercaban las Fiestas del Pino.

533d170c ed78 4dd6 9bd0 f7118e564326Hasta que en febrero de 1962 la llegada del ministro de la Vivienda, José Mª Martínez y Sánchez Arjona, marcó un absoluto punto de inflexión.

El informe del arquitecto Echenique, llegado a instancias del Ministerio, fue crucial.

Retornó a Madrid sin proyecto alguno, pero con una idea clara: “este Santuario hay que conservarlo cueste lo que cueste porque nada mejor puede hacerse en honor de la Virgen del Pino”

Antonio Socorro Lantigua que durante años estuvo dudando entre construir un magno edificio que ocupara casi todo el espacio del actual más la Alameda y el propio Palacio Episcopal terminó por apoyar la propuesta de la restauración. Afirmó que “era posible que pudiera levantarse un templo mucho más amplio, más elegante, más moderno, pero lo que no podría sustituirse jamás son las lágrimas, las súplicas, las acciones de gracia, los inmensos sacrificios de millones de fieles que durante estos últimos siglos han desfilado bajo las arcadas del viejo santuario, ese algo misterioso… en estos metros cuadrados hay mucho dolor e infinitas alegrías entre sus paredes, sería horrible que fueran derribadas”

2767aaad da6a 4ec1 ac50 748b555e97e2Opino que el hecho de que el presupuesto para la construcción de una nueva ascendiera a los cien millones, mientras que la restauración de la vieja apenas rebasara los veinte, fue razón que monseñor tuvo en cuenta para el apoyo.

Las obras comenzaron al final en su primera fase -la cimentación- en mayo de 1968.

Lo ya hecho por la empresa “Entrecanales y Távora” era la cimentación del perímetro exterior e interior con unos bataches de 3,50 metros de profundidad y casi un metro de espesor con hierro y cemento, lo que prensó absolutamente los muros externos de la iglesia. Luego, se realizó la misma operación de columna a columna, creando un zuncho, un perfecto entramado de una sólida base de hormigón sobre la que jamás se volverían a producir los hundimientos que afectaron el templo durante dos siglos. De la misma forma, una compleja estructura metálica ubicada entre el tejado y el artesonado amarraría todos muros por su parte superior.

7432e3b7 3f93 4844 81b5 613422c2ccabLas condiciones en que los obreros trabajaron fueron duras, en barrizal y agua y encontrándose diariamente con problemas que tenían que solucionar sobre la marcha; como la del muro que sostiene el camarín desde abajo en el que, simplemente para mantener y poder seguir trabajando, en una sola grieta metieron la amasada de 32 sacos de cemento.

Lo que se iba a hacer en los meses-años siguientes: mucho, muchísimo, de tal manera que pretendían cambiar la configuración dieciochesca del casco antiguo de la Villa y acomodarla a nuevas necesidades como la de dar salida a la circulación y a las carretas de la romería del Pino hacia la parte de Traspalacio.

Se ordenaría nuevamente todo el conjunto de las plazas circundantes; desde que finalizaran las tareas de consolidación, el arquitecto Sorolla procedería a iniciar los trabajos de decoración, que afirmaban querer con unas formas de ambiente auténticamente canario.

e3d68950 5086 400e b22f c13a3d2d51d1El techo de la sacristía tendría un sencillo artesonado y piso pavimentado con mármol de Carrara.

El altar consagrado quedaría igual y a cuatro metros se ubicaría otro de cara al pueblo, siguiendo las directrices del Vaticano II.

Asimismo, unas nuevas bóvedas con artesonado típico a base de lacerías moriscas quitando lo que era una bóveda de cañón a base de escayola y el repicado de las canterías de las columnas, quitando el estucado y llevándolas “a su primitiva forma pétrea”.

779898f6 0606 4f53 8ed0 be5cdbc08a4eEn estos trabajos se descubrió que éstas habían estado cubiertas con una capa del típico color isleño llamado “negro humo” y antes, estuvieron pintadas de verde con los capiteles de oro; aspecto que, casi con toda seguridad era el que tenían en el momento de su inauguración en 1767.

En el interior del templo, se restaurarían las grietas observadas en cúpula y arcos. El piso llevaría tiras horizontales realizadas en cantería idéntica a la empleada en las columnas, combinadas con mármol rojo, en los que se emplearían distintos dibujos.

Gracias a una estructura metálica tubular que sobrepasaba las columnas, quedó por encima un techo sellado con lona y madera de ochocientos metros cuadrados de cubierta que ocupaba las tres naves hasta el crucero y que impedía pudiera caer algo a las naves del templo.

e24dd3bf e64d 4878 93ea fa62fec9b3daSe estructuró la supresión de las dependencias de la parte posterior de la basílica, unas habitaciones situadas a la trasera del edificio desde el siglo XIX, los llamados salones parroquiales donde se proyectaba cine, se celebraban reuniones y se almacenaba todo el utillaje de procesiones y tronos, para posteriormente realizar una ampliación hacia arriba añadiendo dos cuerpos más a las fachadas laterales, sin modificar el aspecto arquitectónico del edificio y consiguiendo una mayor amplitud al estrecho callejón trasero que se ubicaba entre la Basílica y la Alameda posterior. La parte nueva construida ya en 1970, alojaría presuntamente el almacén de la iglesia y un salón para catequesis.

Néstor Álamo, cronista oficial de isla y villa, quien había sido una de las primeras personas en alertar sobre el estado de la iglesia afirmó “yo creo que don Antonio Socorro ha sido uno de los mejores párrocos que ha tenido Teror y que se puede comprender que con él se hizo posible la construcción de la actual Basílica. Para mí fue muy de agradecer el que atendiera mi voz de alarma ante el estado ruinoso del templo, sugerencia ésta que le hizo acudir a las autoridades técnicas, permitiendo la restauración. De no haberlo hecho, con tanta diligencia pudo haberse producido una verdadera catástrofe”

Las últimas obras de las que aquí tratamos fueron iniciadas en 1973 bajo la Dirección General de Arquitectura y con un presupuesto de cerca de quince millones de pesetas, se dedicaron a igualar rasantes y sobre todo a la pavimentación acertadísima de las plazas del entorno de la Basílica y La Alameda.

Deber de conservar el patrimonio legado de nuestros antepasados.

José Luis Yánez Rodríguez
Cronista Oficial de Teror.
Actualizado el Viernes, 09 Abril 2021 11:36 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento