La fábrica de Coca Cola de la villa de Teror


¿Qué es Coca-Cola? Coca Cola, mundialmente conocida, es una bebida deliciosa y refrescante -pura y espumosa- que estimula y agrada al paladar”


cocacolateror02

Con este reclamo se publicitaba aquella “gaseosa de color negro” a principios de 1928 en las Islas, cuando en la Península ni la habían probado. El popular eslogan creado en 1904 para la marca -“delicious and refreshing”- recorrió Tenerife y Gran Canaria durante más de una década en unos cartelones de chapa que se colocaban en los bares que aceptaban la nueva bebida, prometiendo algo que a la mayoría de los canarios de entonces no entendían bien, acostumbrados a los ardores del ron y, como mucho, al burbujeo de la gaseosa.

cocacolateror01.jpegLa Coca Cola llegó a las Islas a principios del siglo XX con los indianos que venían de Cuba y creían en las posibilidades de aquella extraña bebida que el farmacéutico norteamericano John S. Pemberton creara en forma de jarabe en la ciudad de Atlanta (Georgia) en 1886 y que poco después comenzaría a venderse en fuentes de soda.

La historia de su implantación en Tenerife es conocida y sobre ella se ha investigado bastante; no tanto así de su comienzo y desarrollo en la de Gran Canaria. Por recuerdos de personas como Antonio Quintana Malledo, obrero de la Coca Cola en Tenerife, o de la propia familia Olsen, sabemos que sobre 1925 un tal capitán Hans llegó a la isla, por entonces aún capital del archipiélago, buscando contactos empresariales para difundir la bebida por estos lares. Y lo encontró en Guillermo Olsen, hijo del propietario de la embotelladora de gaseosas “The Perfection”, industrial, consignatario de buques y cónsul de cocacolateror03Dinamarca en las Islas, Hans Peter Olsen, al que tuvo que convencer de las posibilidades de negocio de aquella nueva gaseosa negra –que así la consideraba su padre– para luego trasladarse a Bruselas y, tras un curso de iniciación al negocio de la Coca Cola, comenzar su embotellado, producción y venta en las islas; que se iniciaría a fines de 1927. Guillermo Olsen se movió rápidamente en la promoción y búsqueda de nuevos distribuidores, sobre todo en Gran Canaria, a donde él no podía llegar con las posibilidades de su embotelladora tinerfeña. Entre otras campañas publicitarias que hoy llegan a asombrar por su acierto de miras, ya a mediados de 1928, aprovechando el incipiente tirón que el fútbol tenía por entonces, organizó la primera “Copa Coca-Cola” que se disputó a partir del 22 de julio de aquel año en el Stadium de Tenerife entre los equipos del Salamanca y el Iberia.

cocacolateror04En Gran Canaria ya tenía embotelladora pocos meses después de Tenerife, pero el poco juicio en la elección de ellos y cierto grado de abandono hicieron que el negocio fuera trasteando hasta finales de la década. No obstante, también se emprendieron algunas campañas publicitarias de las que tanto gusta la marca, como en 1932 la de coleccionar las tapas que salían numeradas (la publicidad afirmaba que el veinte por ciento de ellas estaba asegurado) cuyas bases y premios se debían solicitar al repartidor, o en la fábrica de la calle Canalejas detrás de la fábrica de luz eléctrica, y la segunda que la marca tuvo en la capital grancanaria, o en la oficina de Gilbert en la calle León y Castillo, frente a las carboneras de Wilson.

cocacolateror05Después de Gilbert, en 1933, y tras varios contratiempos, la Coca Cola pasó a manos de Antonio Estévez Santana, al que se traspasó la embotelladora de gaseosas y sifones de Canalejas y aquí comenzó el camino a Teror de la bebida refrescante más significativa del mundo. Antonio Estévez había casado unos años antes con Eloína Quintana, hija de Simón Quintana y de Teresa González, fundadores del Hotel El Pino que a la entrada de la calle Real de la Villa de Teror, era lugar de reunión estival de intelectuales y destacadas familias de la isla desde inicios de siglo.

Fallecido el fundador, Teresa González tuvo siempre una especial predilección por su yerno Estévez, amigo de importantes personajes canarios pero bohemio, divertido, y más dado a la conversación y al buen trato que a los graves negocios.

cocacolateror06El contrapunto a su personalidad lo ponía su único cuñado, Eduardo Quintana González que desde los 16 años y con una seriedad y un acierto especial para los negocios cogió la dirección de la Fonda hace justamente un siglo, en 1921. Por ello, cuando en 1933 Teresa González pidió a su único hijo varón que se asociara con Estévez para sacarlo de la ruina en que había entrado. Eduardo Quintana no pudo negarse a la solicitud materna y un tanto a regañadientes entró en el negocio. Tras unos meses en Las Palmas y para abaratar costes; los bajos y sótanos del Hotel El Pino acogieron la primera fábrica de refrescos de Teror y la única que se conserva ya vacía y abandonada de aquellos primeros pasos de la Coca Cola en territorio insular y peninsular.

Como era necesario contar con agua de calidad y como quiera que en Teror no existía suministro de agua potable se hizo necesario construir un aljibe en Los Llanos en unos terrenos propiedad familiar y junto a un pozo de excelente calidad para su posterior conducción en tuberías hasta el pueblo. Ello se4ría también el inicio del primer abastecimiento público de agua al pueblo pues lo que se hizo para la Coca Cola y el Hotel se convirtió luego al transcurrir los años al ser comprado por el Ayuntamiento de Teror en el Abasto Público de la Villa.

cocacolateror08En 1934 Guillermo Olsen y su esposa Eulalia González visitaron Teror para concretar las condiciones. A partir de entonces comenzó la andadura de esta fábrica (repito, única y singular en todo el país). Desde Tenerife se recibía lo que se llama el jarabe o mezcla de todos los ingredientes y en las instalaciones terorenses se le añadía el agua carbonatada o agua de seltz. Pese a su éxito, tan sólo cuatro años más tarde, se disolvió la sociedad entre los cuñados Antonio Estévez y Eduardo Quintana comprando este último su parte a Estévez. La fábrica pasó a denominarse “de Gaseosas y Sifones El Pino” y perdió la inicial denominación de “Antonio Estévez” que tuvo durante todo este tiempo y aún para los coleccionistas pueden encontrarse botellas de entonces en algunos viejos bares.

Una nueva andadura que llevó a Eduardo Quintana a fundar posteriormente la celebérrima y terorense insignia de la Fábrica del Nik y que sería la que, ya en la década de 1950 al establecerse nuevamente las relaciones con los Estados Unidos, fuera la representante para esta provincia de Las Palmas de Coca Cola que permaneció hasta el 60, cuando las condiciones impuestas (no se permitía fabricar ni representar otra bebida más que la Coca Cola y el Orange Crush) hicieron que la Embotelladora El Pino eligiera continuar solamente con la marca Nik con la que había iniciado su andadura por el mismo año 1956, culminando así la presencia en Teror de la fábrica de la multinacional bebida. Aparte de otros muchos e interesantes aspectos que no es posible tratar en tan poco papel, nos dejó esta presencia de la Coca Cola los primeros anuncios que el país vio de este refresco, caracterizado singularmente por sus campañas publicitarias.

cocacolateror07

Así en 1928 se publicitaba con el anunció de tan especial regusto de entreguerras: “Refrescará su garganta y hará desaparecer su cansancio. Después de un largo paseo a pie, o durante el ejercicio violento de algún sport -en estos días de verano en que el calor abrasa- nada tan delicioso como apurar hasta la última gota una bebida que refresque y vigorice. Coca-Cola -universalmente conocida- posee ambas cualidades. Elegida entre todas, por aquellas personas de refinado y experto paladar, es también la bebida preferida por la juventud elegante desde Canadá a la Argentina. En las playas, casinos, clubs, bares y cafés Todo el mundo toma Coca-Cola. Actualmente, ocho millones de botellas se consumen diariamente. En su acertada composición entran los productos naturales de catorce frutas distintas: a esto debe su exquisito sabor y sus condiciones refrescantes y vigorizadoras. Pida Coca Cola en el café o bar más cercano, pruébela y le entusiasmará”

También en 1936 se publicaba de la mano del extraordinario Gerardo, un magnífico artículo sobre Teror, la Fuente Agria y la Fábrica de la Coca Cola. Antonio Estévez le regaló una botella del refresco que según las palabras del periodista estaba“deliciosísima” y le auguraba un gran futuro en la isla.

Se equivocaba, al menos aquel día.

La entrevista se publicó el 14 de julio de 1936. Dos días más tarde, fallecía el general Amado Balmes Alonso, gobernador militar de Las Palmas; al día siguiente llegaba a la isla el Capitán General de Canarias, Francisco Franco y de aquí partiría para África a dar un giro radical a la historia de España.

Y de paso a la historia de la Coca Cola en Teror.

José Luis Yánez Rodríguez
Cronista Oficial de Teror
Actualizado el Miércoles, 12 Mayo 2021 00:43 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento