¿Charcas de San Lorenzo? No, estanques de barrial en arcilla

Estanques de barrial (Nacho González Oramas)Estanques de barrial (Nacho González Oramas)

 El primer 'geógrafo' del Archipiélago Canario, Simón Benítez Padilla (1890-1976), conocedor de la isla y de sus gentes, de su historia y sus inquietudes sociales, escribió en su obra más deslumbrante -Gran Canaria y sus obras hidráulicas (1959)- que las estructuras hidráulicas construidas a los pies de la Montaña de San Gregorio, a lo largo del Camino antiguo a Tamaraceite, eran Estanques de barrial en arcilla. ¡Bienes construidos de gran interés cultural!

 

Estanques de barrial en arcilla de San Lorenzo [JG]Estanques de barrial en arcilla de San Lorenzo [JG]

 

El Barranco de San Lorenzo, entre el pueblo de San Lorenzo a Riscos Negros y la Montaña de San Gregorio a Lomo del Drago, posee numerosas obras hidráulicas, muchas de ellas sobresalientes. Un espacio cultural con numerosos estanques de barrial en arcilla, algunos pozos, varias tuberías, unos cuantos estanques de mampostería o en cueva y lo demás (cantoneras, canales, acueductos en roca, etc.) Sin embargo, muchas de estas obras (patrimonio construido) no aparecen registradas en la Carta Etnográfica de Gran Canaria y en el Catálogo de Patrimonio Etnográfico de Las Palmas de Gran Canariacatálogos de elementos de valor etnográfico (elaborados por arqueólogos, antropólogos y arquitectos) que sólo recogen en este ámbito del barranco los siguientes bienes hidráulicos: cuatro estanques de mampostería, las Charcas de San Lorenzo (conjunto de estanques de arcillas) y un pozo (con el nombre de San Lorenzo). No registraron las tuberías que discurren por la ladera de la Montaña de San Gregoriotuberías de Cirilo Rodríguez, Pintor, Juan Gómez, Eufemiano Fuentes y La Culata; el singular estanque en cueva que hay junto al núcleo de San Lorenzo (foto inferior); y los demás estanques de mampostería. Respecto al único pozo registrado en ambos catálogos (hay más pozos en la zona), y cuyas fichas no aportan nada con valor a los ojos de cualquier lector interesado, es el Pozo del Molino (el "reloj de San Lorenzo" cuando las máquinas entraban en funcionamiento). 

Estanque en cueva en San Lorenzo [CK]Estanque en cueva en San Lorenzo [CK]

 Según SBP los estanques de barrial pueden tener grandes dimensiones y almacenar decenas de miles de metros cúbicos, aunque por lo general son más modestos. No siempre se hallan en la misma finca que han de regar, sino que a veces se agrupan los de varias, en sitios apropiados para la obtención de la arcilla, que es su material constructivo... Si la impermeabilidad es satisfactoria, se hallan expuestas estas arcillas grasas a importantes corrimientos o deslizamientos del suave talud mojado de los malecones que forman el estanque de barrial, especialmente al llenarlos, si se hace rápidamente, después de un largo período de estar vacíos y resecos. Construíanse lentamente, como las pirámides, con interminables filas de obreros descalzos, que acarreaban por cestas al hombro, la arcilla todavía húmeda desde el tajo a la tongada o capa de poco espesor (unos 20 ó 25 cm.), que por su acumulación constituían el barrial, de 4 a 6 metros de altura. La pastosidad de la tierra, y el verdadero amasado y consolidación pedestre de los hombres que sobre ella transitaban, le confería una cohesión inigualada. 

 

Paletón de metal protegido [JG]Paletón de metal protegido [JG]

 Sólo hay que darse un paseo por el camino antiguo a Tamaraceite y dedicarse a la geografía contemplativa para admirar, en los estanques de barrial de San Lorenzo, los multiples  esqueletos de mampostería que presentan los barriales hidráulicos. Nuestras pirámides de barro cohesionado tienen muros de mampostería que esconden canales con lumbreras o galerías en su interior; conducciones a cielo abierto que atraviesan o cruzan los estanques de barro, con tramos de acueductos en roca; un paletón de metal protegido (un símbolo de que la administración pública no protege el patrimonio hidráulico con historia); y, por supuesto, la verticalidad cultural de la funcional Torre de don José Verdugo Acedo. Realidad preexistente. 

 Muro de mampostería de uno de los estanques de barrial [JG]Muro de mampostería de uno de los estanques de barrial [JG]

Canal en túnel con lumbreras de 83,5 m de longitud bajo uno de los estanques de barrial [JG]Canal en túnel con lumbreras de 83,5 m de longitud bajo uno de los estanques de barrial [JG]

 

Torre de don José Verdugo Acedo [JG]Torre de don José Verdugo Acedo [JG]

 Soy de los que postulan que conservar no es proteger o preservarsino usar prudente y eficazmente los recursos culturales. Es incuestionable que sin explotación hay deterioro, destrucción, ruinas, degradación paisajistica y ecológica, etc. Lo construido en el pasado debe ser respetado, porque tiene su fisonomía propia y un destino anterior con historia. Sin embargo, los técnicos y politicos que denominaron 'charcas' a los estanques de barrial actuaron con prepotencia, al no tener respeto por lo que forma parte de la Naturaleza, por lo que nos ha sido dado por nuestros antepasados (un legado). Y cuando los periodistas, los políticos o los ciudadanos dicen Charcas de San Lorenzo también actúan con prepotencia porque no están reconociendo nuestro pasado: las obras hidráulicas heredadas. Las malas bestias nunca tienen cuidado con la verdad (la realidad), por eso su intención desde el principio era determinar con suma rapidez lo que había que hacer con los estanques de barrial en arcilla¡destruirlos! 

 Me explico: frente a la obsolescencia funcional de muchos de los estanques de barrial de San Lorenzo, sometidos a la acción de la Naturaleza y a los vándalos, propuso el Gobierno de Canarias, hace dos décadas, ejecutar lo siguiente: la recuperación del área como humedal implica el establecimiento de una lámina de agua en cada charca de unos 50 cm de profundidad.... para el cálculo de la cantidad de agua necesaria (desde la Depuradora de Barranco Seco) ha de tenerse en cuenta que el primer llenado se filtrará al sudsuelo, por lo que será necesario hacerlo por segunda vez... para la delimitación del límite de cada charca se hará desarrollando bordes festoneados dentro de cada charca, para aumentar la superficie de orilla y crear ambientes más protegidos para la avifauna.... Y para la 'recuperación' de la zona, sólo por su interés faunístico, nuestra administración regional propuso la introducción de la carpa americana o black bass (Micropterus salmoides) en los estanques de barro 'modificados' (bordes festoneadoscon esos 50 cm de aguapara devorar las larvas de los mosquitos y así evitar la proliferación de los mismos en el Barranco de San Lorenzo. Ahí es nada. 

 Galería de toma de uno de los barriales [JG]Galería de toma de uno de los barriales [JG]

 Pues eso, que además de no querer molestar con los pesados mosquitos a los residentes de los asentamientos de San Lorenzo, Isla Perdida, Piletas, Tamaraceite, y hasta El Sardo (porque se escribe con ese), quería el Gobierno de Canarias destruir los estanques de barrial en arcilla construyendo sus 'charcas' con 'bordes festoneados'. Y toda esta propuesta cuando el Barranco de Mascuervo,  hasta el Tanque del Río, está repleto de estanques de barrial en explotación: unos 15 más varios estanques de mampostería o en cueva. Y aguas arriba del Tanque del Río (un barrial enorme) existe una combinación de pozos y mina de agua que no fue registrada en el magnífico trabajo del Maestro Francisco Suárez Moreno: Minas de agua en Gran Canaria (2014). En fin, el conocimiento de nuestro legado podía haber evitado la propuesta del Gobierno de Canarias con los estanques de barrial de San Lorenzo hace dos décadas, pero no fueron conscientes ante la realidad preexistente y la historia de nuestro patrimonio hidráulico. Tampoco el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, responsable inicial de la denominación errónea de 'Charcas' de San Lorenzo. 

 Tras dos décadas de obsolescencia funcional (protegida) nos encontramos en la actualidad con la posible compra de algunos estanques de barrial de San Lorenzo en explotación (privada), por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Sin embargo, no lo hacen desde el punto de vista del patrimonio cultural, con el fin de reconocer su valor patrimonial como monumentos de ingeniería, superando así la inexistente protección del catálogo municipal con su incoación a Bien de Interés Cultural (de todos los barriales), única figura de protección del patrimonio histórico en España que no podría modificar un alcalde de Gran Canaria por la cara. Sin embargo, todo apunta a que la posible compra sólo lo hacen por el mismo fin y objetivo por el que querían destruir los estanques de barrial en arcilla hace dos décadas desarrollando bordes festoneados dentro de cada estanque de barrial. Interés faunístico. ¡Qué de cerca están los numerosos estanques de barrial del Barranco de Mascuervo!, entre el enorme Tanque del Río y el pueblo de San Lorenzo. Siempre con agua.

 Detalle de la torre de don José Verdugo Acedo [JG]

 Detalle de la torre de don José Verdugo Acedo [JG]

Simón Benítez Padilla no se limitó a trabajar temas relacionados con las Ciencias de la Tierra sino que además cultivó con indudable maestría materias y disciplinas tan variadas que van desde el campo de la Etnografía, Antropología y Arqueología, hasta la erudición en Arte, Historia y Literatura. SBP jamás denominó como 'charcas' a  los estanques de barrial de San Lorenzo. 

Por último, en el  Corpus Toponymicum de La Toponimia de Gran Canaria (1997) no está registrado el topónimo 'Charcas de San Lorenzo', porque es una denominación técnica inventada posteriormente con dos fines: el primero ya lo conocen, mientras que el segundo es mucho más importante para las malas bestias: que nuestro patrimonio hidráulico no sea asumido por la sociedad como extraordinario, singular, sobresaliente, gigantesco, fascinante, asombroso y con interés cultural. Y los responsables de la conservación y gestión de nuestro patrimonio cultural lo han permitido con satisfacción y agrado desde hace décadas: políticos, arqueólogos y antropólogos.

POST SCRIPTUM. Las obras hidráulicas construidas hasta 1975 son piezas maestras de nuestra historia, luego Gran Canaria es un excelente museo de la cultura del agua, ¡patrimonio de todos los ciudadanos, menos de las malas bestias! Expresión personal.

Mi agradecimiento profundo a los fotógrafos Nacho González y Cesar Kano por la cesión de sus fotos: estanques de barrial (NG), en la portada de la entrada del blog, y estanque en cueva (CK). Las simples son del que suscribe la información al público y la crítica creadora (JG). 

Torre de don José Verdugo Acedo [JG]Torre de don José Verdugo Acedo [JG]

 pdfPuedes descargar el artículo completo en formato PDF imprimible desde este enlace.

Jaime J. González Gonzálvez

 

Actualizado el Martes, 10 Agosto 2021 15:01 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento