Así influye el sobrepeso en el dolor lumbar



El sobrepeso y la obesidad es una auténtica epidemia que está creciendo en todo el mundo, incluyendo España y Canarias.



sobrepeso01

Múltiples son las razones de este problema, pero sin duda la dieta inadecuada y la falta de ejercicio físico, según la Organización Mundial de la Salud, son las principales causas.

Además, a este problema se añade el correspondiente a las enfermedades no transmisibles relacionadas con la obesidad, como la enfermedad cardiovascular, la diabetes y ciertos cánceres, que representan el conjunto del 60% de la mortalidad global.

El dolor lumbar es uno de los padecimientos más antiguos y frecuentes de la humanidad, muy probablemente como consecuencia de nuestra condición de bípedos, de forma que el 80% de la población lo padece en algún momento de su vida.

Aún más, en los últimos 30 años, en las sociedades occidentales, la incapacidad asociada con dolor lumbar se ha convertido en un problema de gran importancia, y sus intrincados aspectos individuales, sanitarios, laborales, económicos y sociales ponen de relieve la complejidad de sus causas y, por tanto, de sus posibles soluciones.

Como señalan muchos estudios, los cuadros de dolor musculo-esquelético tienen una prevalencia mayor en personas con sobrepeso y obesidad, así como cuadros de dolor con mayor intensidad, en comparación con los participantes con peso normal. Este problema se ha observado incluso en adolescentes con sobrepeso. Y cuanta más edad tienen los pacientes con sobrepeso u obesidad, mayor es la probabilidad de que desarrollen este problema.

La lumbalgia es uno de esos padecimientos musculo-esqueléticos también más frecuentes en personas con sobrepeso u obesidad.

sobrepeso02

Como nos comenta Carolina Jiménez Martín, fisioterapeuta, “la relación entre el dolor de espalda y la obesidad se explica por la tensión biomecánica que la masa del tronco ejerce sobre la columna, sobre todo a nivel dorsal inferior o lumbar. Las personas con peso normal, en posición de pie, cargan el peso del tronco a través de la columna hacia la pelvis y el centro de gravedad se desplaza justo delante de la columna”.

sobrepeso03

sobrepeso04

Cuando el diámetro del torso y el abdomen aumentan, por el aumento de grasa corporal, desplazan el centro de gravedad hacia delante y modifican los brazos de palanca sobre las diferentes partes de la columna, aumentan la carga sobre ellas de manera exponencial. Algunos especialistas señalan que por cada kilo extra de peso que le añades al cuerpo, la columna vertebral soporta 10 kilos más de presión.

Si multiplicamos dicho aumento de carga durante las actividades de la vida cotidiana, como agacharse, alongarse, cambios posturales, manejo de cargas, etc., nos encontramos ante un estrés biomecánico que va a degenerar de manera progresiva los segmentos vertebrales. Debido a ello, se produce un aumento exagerado de las curvaturas normales de la espalda, es decir, una modificación de la postura, produciendo dolor con tendencia a la cronificación, tanto a nivel lumbar, como dorsal y cervical.

Esto último ocurre porque la columna vertebral es funcionalmente un único elemento que se modifica ante cualquier cambio en alguna de sus curvas fisiológicas, por lo que un aumento de curva lumbar será compensado a nivel cervical, siendo muy frecuente la aparición de lumbalgias y cervicalgias combinadas.

sobrepeso05

Todas estas modificaciones mantenidas en el tiempo van a producir, como antes comentábamos, una degeneración de las estructuras vertebrales pudiendo producir protrusiones o hernias discales.

Una de las consecuencias del sobrepeso es la dificultad de respirar y el cansancio. En esas situaciones, es muy probable que la persona rehúya el ejercicio físico (sobre todo en los momentos iniciales) y puede sentirse peor. Hay que tener en cuenta que entonces se puede entrar en una espiral de dolor. A medida que se van sumando los kilos y no se hace ejercicio físico, el sobrepeso aumenta… y también el dolor (a menos actividad física más anquilosamiento de las estructuras vertebrales).

La debilidad en los músculos abdominales y glúteos, el acortamiento en los músculos pectorales e isquiotibiales (parte posterior del muslo) van a producir la anteriorización de la pelvis, lo cual aumenta la curva lumbar (hiperlordosis) y cambios en la zona dorsal y cervical.

Si tonificamos de manera adecuada dichos grupos musculares y estiramos los grupos acortados, vamos a conseguir una alineación adecuada que va a evitar los problemas antes descritos. Aún con sobrepeso se puede conseguir, a base de entrenamiento muscular adecuado, una columna sana, robusta y flexible.

De ahí la importancia de establecer un plan adecuado de ejercicio (de la mano de un especialista que lo adecue a la persona) y de establecer unas metas lógicas y progresivas: muy sencillas al principio y que vayan aumentando a medida que el peso se modifica a la baja.

Tener unos músculos abdominales fuertes es especialmente importante para "sujetar" de manera correcta la columna.

sobrepeso06

Cuando hay demasiada grasa abdominal esa función de sujeción no la realizan y se adoptan peores posturas y todo ello hace que la espalda soporte más presión.

Desde hace tiempo se sabe también que las grasas tienen actividad metabólica y eso significa que son capaces de generar ciertas sustancias. De hecho, cada vez se tiene más claro que la obesidad es una enfermedad inflamatoria. Esto indudablemente va deteriorando nuestro organismo, cuanta más grasa más inflamación. Y como señalan muchos expertos, allá donde hay inflamación hay más sensación de dolor. Así pues, acumular grasa provoca que acabes sintiendo más dolor.

sobrepeso07En ocasiones, muchas de las personas con un sobrepeso importante no están a gusto con su apariencia física. Y eso también puede repercutir en la sensación de dolor.

En muchas ocasiones, un sobrepeso importante –o un determinado grado de obesidad– en realidad esconde una situación de ansiedad permanente, la ansiedad en sí misma generará tensión muscular y eso también es sinónimo de dolor.

La solución a todo ello pasa por reducir esa carga ansiosa (se resuelva o no el problema que la ha desencadenado) para no añadir “calorías vacías” a la alimentación.

Y, especialmente, hay que tener cuidado con “las dietas milagro” o bajar de peso muy rápidamente, hay que huir de ellas por su efecto rebote y que no solucionan el problema. Lo más importante es seguir una alimentación variada y equilibrada y mejor si es supervisada por un experto en nutrición.

Pedro J. Martín Pérez
Médico de Familia y Comunitaria.
Experto Universitario en Nutrición Clínica y Salud Nutricional

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento