¿Es más seguro vapear que fumar tabaco?



En 1954 Doll y Hill encontraron que los grandes fumadores tenían 40 veces más riesgo de fallecer por cáncer de pulmón. Así quedó fehacientemente demostrado el efecto dañino del tabaco en la salud. Casi la mitad de las muertes en 12 tipos diferentes de cáncer son atribuibles al consumo de tabaco.



vapear01

El tabaquismo también está relacionado con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular (ACV), asma, infertilidad en mujeres y hombres, embarazo ectópico, prematuridad y/o bebés con un bajo peso al nacer, diabetes mellitus tipo 2, ceguera, cataratas y degeneración macular relacionada con la edad.

El humo del tabaco contiene más de 4000 productos químicos, de los cuales al menos 250 son nocivos y más de 50 cancerígenos. Más de la mitad de los fumadores desean abandonar el consumo de tabaco, pero gracias al efecto adictivo de la nicotina, solo 2% a 3% lo logra cada año.

En el 2003 Hon Lik patentó un sistema electrónico de entrega de nicotina, también llamado cigarrillo electrónico (CE), con la finalidad de eliminar los efectos nocivos de los otros productos presentes en el cigarrillo. El CE fue introducido al mercado al año siguiente como otro elemento más de ayuda para dejar de fumar. Diez años después sus ventas habían alcanzado los 2,5 x 106 millones de dólares y se espera que sobrepasen la de los cigarrillos convencionales para el 2023.

vapear02El cigarrillo electrónico es un dispositivo que libera vapores de nicotina y saborizantes por calentamiento electrónico de un líquido que utiliza una base de propilenglicol/glicerina vegetal (PG/VG) y no por combustión.

La temperatura en el centro de la bobina de calentamiento alcanza más de 350 °C. Cuando el usuario activa al CE, el calentador atomiza el líquido, lo que produce un aerosol, conocido como vapor, con una fase particulada y otra gaseosa, cuya composición química difiere de la del líquido del cartucho.

vapear03La industria tabacalera tiene una larga historia de prácticas de marketing engañosas, promueve los cigarrillos electrónicos como una alternativa más segura y menos adictiva que puede ayudar a las personas a dejar de fumar. Pero la evidencia científica independiente no coincide con las afirmaciones de la industria.

Cuando las personas inhalan el humo de un cigarrillo, llevan nicotina y otras sustancias químicas a sus pulmones, donde esas sustancias químicas entran en el torrente sanguíneo y luego viajan rápidamente al cerebro. El vapeo sigue la misma ruta, salvo que, en lugar de quemar hojas de tabaco para liberar la nicotina, los cigarrillos electrónicos de plástico usan baterías para calentar el líquido que contiene la nicotina y convertirlo en un aerosol. El aerosol inhalado transporta la nicotina y algunas otras sustancias químicas a los pulmones, al torrente sanguíneo, y luego pasan rápidamente al cerebro. El suministro rápido de altos niveles de nicotina al cerebro es lo que crea la adicción. Dependiendo del dispositivo, las personas pueden volverse tan adictas al vapeo como al tabaquismo.

vapear04Los pulmones no están diseñados para lidiar con el desafío constante de la falta de aire que las personas les están provocando al vapear— a veces hasta 200 inhalaciones al día — día tras día, semana tras semana, año tras año.

Los dispositivos de cigarrillos electrónicos también se pueden usar para vapear otras sustancias, incluido el cannabis y otros fármacos, y se sabe incluso menos sobre esos efectos sobre la salud. Algunos líquidos para vapeo de cannabis contienen acetato de vitamina E, que se relacionó con enfermedades pulmonares que dieron lugar a una serie de hospitalizaciones y muertes a finales de 2019.

vapear05

Las últimas revisiones científicas destacan que no existe una evidencia sólida de que los cigarrillos electrónicos tengan utilidad como herramientas para abandonar el tabaquismo. Por el contrario, aparecen cada día más evidencias de la toxicidad a corto y largo plazo de estos dispositivos, lo cual disminuye su interés como herramienta sustitutiva al tabaco tradicional.

Pero es que, además, hasta el 80% de las personas que quieren dejar de fumar con cigarrillos electrónicos terminan siendo fumadores duales (es decir, fuman cigarros tradicionales y electrónicos). Así que el concepto de la reducción de riesgo frente al tabaco tradicional responde a estrategias comerciales. No es factible desde el punto de vista sanitario el consumo de un producto nocivo independientemente de su comparación con otros productos.

vapear06La encuesta ESTUDES 2018-2019 concluyó que, entre esos años, en España el 48,4% de los estudiantes de entre 14 y 18 años los habían utilizado en alguna ocasión, ¡prácticamente uno de cada 2 jóvenes! La publicidad de este tipo de productos tiene un impacto en el aumento de su uso. La exposición a la nicotina en la adolescencia puede alterar el cerebro, que sigue desarrollándose hasta la mitad de la década de los 20 años.

La curiosidad, el deseo de experimentar y el hecho de querer pertenecer al grupo de compañeros pueden convertirse rápidamente en una adicción para toda la vida. Las empresas de cigarrillos electrónicos conocen esta circunstancia perfectamente, por eso, impulsan ese aumento del número de adolescentes expuestos a la nicotina, publicitándolo fuertemente de mil maneras, incluso pagan a influentes de las redes sociales y crean sabores para niños en productos con alto contenido de nicotina. La mejor manera de evitar la adicción a la nicotina es nunca empezar a fumar, vapear o usar otros productos de tabaco y nicotina en primer lugar, especialmente durante la infancia y la adolescencia.

vapear07

Así que, respondiendo a la pregunta inicial, los cigarrillos electrónicos no son seguros, al existir riesgos demostrados para la salud asociados a su uso y exposición. Son una potencial puerta de entrada a la adicción a la nicotina y al consumo de tabaco entre los jóvenes y no personas no fumadoras. Y, no queda demostrada su eficacia para dejar de fumar.

Fuente: INFORME SOBRE LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS: SITUACIÓN ACTUAL, EVIDENCIA DISPONIBLE Y REGULACIÓN 2022 DIRECCIÓN GENERAL DE SALUD PÚBLICA DEL MINISTERIO DE SANIDAD (consultar aquí)

Pedro J. Martín Pérez
Médico de Familia y Comunitaria.
Experto Universitario en Nutrición Clínica y Salud Nutricional

1 comentario

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento