Consejos sanitarios para viajeros


Viajamos cada vez más y por distintos motivos: turismo, trabajo, negocios, cooperación humanitaria, y nos desplazamos a veces a lugares muy lejanos. En todas estas situaciones debemos adoptar una serie de precauciones para proteger nuestra salud.

Es necesario tener en cuenta, antes de viajar, una serie de premisas e informarse con exactitud de las precauciones sanitarias necesarias a tomar de forma personalizada para que nada pueda arruinar el viaje.


consejossanitarios01

Botiquín sanitario

Es necesario no olvidarse de preparar un botiquín con material sanitario: donde se incluirán medicamentos básicos para tratar las dolencias comunes, artículos para primeros auxilios y cualquier producto sanitario especial que puedas necesitar.

Los medicamentos, en especial los que necesitan receta médica, deben estar correctamente etiquetados (con los nombres genéricos) y llevar su prospecto. En algunos casos deben ir acompañados con un informe firmado por un médico declarando que el viajero necesita esa medicación en función de un diagnóstico (a ser posible escrito en inglés o francés).

Se deben llevar los medicamentos en el equipaje de mano para evitar las pérdidas durante el viaje, aunque sería recomendable como medida de precaución llevar tanto los medicamentos como el material necesario por duplicado en el equipaje facturado. Ten en cuenta que algunos medicamentos, como la insulina, no deben ir en el depósito de equipajes de los aviones porque los cambios de temperatura podrían alterarlos.

consejossanitarios02

Recuerda que hay ciertos componentes del botiquín que pueden ocasionar problemas si se llevan en el equipaje de mano sin receta médica, como las agujas hipodérmicas.

Las leyes de muchos países restringen la entrada de algunos medicamentos. En la India, Pakistán, Turquía y algunos países de Oriente Medio existen listas de fármacos no permitidos, para asegurarse de que no va a haber problemas para entrar en un país extranjero con los medicamentos, es aconsejable informarse antes de emprender el viaje.

Es recomendable viajar con material general de curas (algodón, tiritas, gasas, desinfectante…), repelente de mosquitos, termómetro digital y antitérmicos como el paracetamol.

Vacunación

Las enfermedades infecciosas relacionadas con los viajes son frecuentes, difíciles de diagnosticar en muchas ocasiones y algunas veces, prevenibles. La vacunación es una de las principales herramientas para reducir este riesgo, aunque para algunas patologías no se dispone de vacunas y son necesarios comportamientos preventivos específicos o ciertas medicaciones profilácticas. 

En general, el riesgo de adquirir enfermedades infecciosas depende del área que se visite, las características propias del viaje (propósito, duración, alojamiento, actividades, itinerario, etc.) y del viajero (edad, sexo, hábitos alimenticios, estado inmune, conocimientos acerca de la zona y sus riesgos, medidas preventivas, etc.), así como de características propias de la enfermedad infecciosa (distribución geográfica, estacionalidad, modo de trasmisión, etc.).

Como primera medida, es fundamental tener el esquema completo de las vacunas obligatorias según el Calendario Vacunal propio de tu Comunidad Autónoma.

Dentro de todas las vacunas que aparecen en el calendario lo fundamental es tenerlo completo, pero las imprescindibles para poder viajar tranquilo son: doble adulto, triple viral, fiebre amarilla, fiebre tifoidea parenteral, rabia, hepatitis A, hepatitis B, vacuna antigripal y poliomielitis.

Sin embargo, para viajar a algunos países, no solo basta con tener nuestro calendario de vacunación completo. Con frecuencia para viajar son recomendables aquellas vacunas que previenen las enfermedades más frecuentes, que son las que se transmiten a través de agua y alimentos. Entre ellas, se encuentran las de hepatitis A y fiebre tifoidea, y enfermedades de distribución cosmopolita, muy habituales en áreas rurales y urbanas intertropicales. A partir de ahí, las indicaciones de inoculación se individualizan según el destino geográfico, el tipo de viaje y las características del viajero. También suelen requerir, incluso de forma obligatoria, la de la fiebre amarilla, la rabia, el meningococo B o el covid-19.

consejossanitarios03

Recuerda que las vacunas no tienen un efecto inmediato. Precisan de un tiempo para alcanzar la tasa de anticuerpos protectores deseable. Para obtener una inmunización aceptable antes del viaje se precisa vacunar como mínimo un mes antes de su inicio.

Si quieres saber qué vacunas necesitas puedes visitar la web del Ministerio de Sanidad y la de la Sociedad Española de Vacunología.

También en la web del Ministerio de Sanidad puedes ver los Centros de Vacunación Internacional de cada provincia, con sus direcciones de localización, ubicación, teléfonos de cita previa y consulta médica, correos electrónicos institucionales de consulta para el ciudadano, y horarios de atención al público.

Ten en cuenta que las autoridades en sus fronteras pueden exigir el Certificado Internacional de Vacunación o Profilaxis (CIVP,) y no un código QR, que es un registro oficial de vacunación creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este es popularmente conocido como “tarjeta amarilla” por su color, pero también por el hecho de que la fiebre amarilla es la enfermedad contra la que más países piden una prueba de vacunación a todo visitante.

consejossanitarios04

También puede ser recomendable tomar medicamentos para la prevención de la malaria o paludismo.

También es recomendable contratar un seguro de viaje, que incluya los gastos de enfermedad y la repatriación urgente en caso de necesidad.

Si su destino es un país europeo no olvide solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea. 

Precauciones durante el viaje

Recuerda que, al igual que los alimentos, muchas enfermedades, entre otras la “diarrea del viajero”, se transmiten por el agua o bebidas contaminadas. Aunque es conveniente beber agua cuando se suda mucho, debe hacerse siempre con agua limpia o higiénica y con garantías de potabilidad.

Te aconsejo que sigas las siguientes recomendaciones sobre seguridad alimentaria durante el viaje que nos ofrece www.pedromartinnutricion.com.

Hay que tener especial cuidado para evitar algunas infecciones de ojos y oídos ya que muchos parásitos se transmiten por aguas de baño contaminadas, suelen ser aguas poco profundas de flujo lento y vegetación adyacente. Sólo es seguro bañarse en piscinas cloradas.

No es aconsejable andar descalzo por arrozales o por lagunas embarradas.

Los baños en el mar habitualmente no suelen tener riesgos de enfermedades transmisibles, pero hay que tener cuidado con las picaduras o mordeduras de ciertos peces o medusas venenosos, o con los arañazos en los corales o arrecifes que pueden producir dermatitis y reacciones alérgicas.

Evita el contacto con animales “aparentemente domésticos”, sobre todo perros, si no tienes la certeza de que estos últimos están vacunados, ya que pueden transmitir la rabia.

También evita el contacto con murciélagos, monos y ardillas, entre otros, porque pueden transmitir muchas enfermedades.

El riesgo de picaduras de insectos y posibles enfermedades transmitidas por vectores, como las garrapatas, dependerá de la exposición a los insectos. Esto puede variar de acuerdo a las condiciones propias de cada destino, como la temporada y los patrones de lluvia, así como las actividades realizadas, la duración del viaje y las medidas tomadas para evitar las picaduras de insectos. Recuerda que también en España y Europa se está produciendo un aumento del número de infecciones transmitidas por los insectos.

consejossanitarios05

Ten en cuenta las siguientes recomendaciones generales respecto a la protección contra las picaduras de insectos:

En general se recomienda evitar las áreas donde se sabe que los vectores están activos. Sin embargo, si de igual forma debes viajar a estas áreas, evita la exposición al aire libre durante las horas de alimentación de los vectores. Para la Malaria, por ejemplo, esto ocurre entre el anochecer y el amanecer.

Lleva el equipo apropiado para tu destino; esto puede incluir ropa protectora, idealmente prendas amplias y holgadas para reducir la cantidad de piel expuesta, repelentes de insectos, mosquiteros y el botiquín de primeros auxilios.

Usa repelentes de insectos que contengan DEET o picaridina

Inspecciona si hay garrapatas durante y después de actividades de alto riesgo y sigue los procedimientosadecuados para eliminarlas

Después del viaje

Con frecuencia, algunas enfermedades tropicales se manifiestan semanas e incluso meses después de regresar de la zona de viaje. En el caso de que con posterioridad a su viaje comience a manifestar algún síntoma o trastorno de salud que pudiera hacer pensar que se haya contraído alguna enfermedad durante su estancia en el extranjero, es aconsejable acudir al centro de salud y hacer saber al profesional sanitario que se ha viajado a una zona tropical o a un país en vías de desarrollo.

Pedro J. Martín Pérez
Médico de Familia y Comunitaria
Experto Universitario en Nutrición Clínica y Salud Nutricional
Actualizado el Lunes, 08 Agosto 2022 09:52 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento