El número de personas con cáncer de tiroides se duplica en la última década



La incidencia del cáncer de tiroides se ha duplicado en los últimos 10 años. Así lo recoge un estudio1 realizado por el Área de Tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), del que se desprende que cada año se identifican en España alrededor de 4.500 nuevos cánceres de tiroides, lo que supone más de 9 casos por 100.000 habitantes.



cancertiroides01

Aproximadamente se producen 5 casos anuales por 100.000 se dan en varones, frente a más de 13 casos anuales por 100.000 mujeres. Lo que supone que en la mujer es 3 o 4 veces más frecuente que en el hombre.

Varias afecciones hereditarias se han asociado con diferentes tipos de cáncer de tiroides, como antecedente familiar. Aun así, la mayoría de las personas que padece cáncer de tiroides no presenta una afección hereditaria o un antecedente familiar de la enfermedad.

Las personas con sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de tiroides que las que no tienen sobrepeso u obesidad. 

Las personas que han estado expuestas a radiaciones, por ejemplo, radioterapia sobre el cuello en la infancia o accidentes nucleares, tienen un riesgo del 5% de desarrollar cáncer de tiroides a partir de los 3 a 5 años tras la exposición y ese riesgo se incrementa durante las siguientes 3 décadas.

Las personas diagnosticadas de tiroiditis de Hashimoto presentan un riesgo superior al de la población general para el desarrollo de este tipo de neoplasia. También las personas que han tenido bocio (agrandamiento del tamaño tiroideo) tienen mayor riesgo.

También los estrógenos parecen aumentar el riesgo del cáncer de tiroides en mujeres, sobre todo en las más jóvenes.

cancertiroides02

Las dietas bajas o altas en yodo también predisponen a padecer determinados tipos de cáncer de tiroides.

La mayoría de los cánceres de tiroides no provocan ningún signo o síntoma en las primeras etapas de la enfermedad.

La forma más frecuente de manifestarse es como un bulto (nódulo) que se puede sentir a través de la piel del cuello a nivel de la glándula del tiroides, aunque también puede deberse a la afectación de los ganglios de su alrededor.

cancertiroides03

Pero hay que recordar que por tener un bulto no significa tener cáncer de tiroides. De hecho, el 95% de los nódulos que aparecen en el tiroides son benignos. Solo en el 5% de los casos ese bulto resulta maligno.

Otros posibles síntomas son: sensación de que los cuellos ajustados de las camisas aprietan demasiado, cambios en la voz, lo que incluye una ronquera cada vez mayor o dificultad para tragar.

También es cada vez más frecuente el hallazgo casual de estos cánceres al realizar una ecografía o un TAC del cuello por cualquier otro motivo, y encontrar un nódulo tiroideo que, tras estudiarse, demuestra que se trata de un cáncer.

En general es una enfermedad cuyo pronóstico es muy bueno, e incluso en los pocos casos de mala evolución existen, cada vez más, opciones terapéuticas para poder combatirlos.
Además, en los últimos años están apareciendo numerosas moléculas que pueden frenar el desarrollo de los tumores con mala evolución, mejorando el pronóstico de estos escasos pacientes que no respondían a los tratamientos clásicos.

Pedro J. Martín Pérez
Médico de Familia y Comunitaria
Experto Universitario en Nutrición Clínica y Salud Nutricional

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento