Espirometría, qué es y para qué sirve (vídeo)



La espirometría es una prueba que utilizan los sanitarios para medir cómo están funcionando los pulmones. La prueba consiste en medir el flujo de aire que entra y sale de los pulmones.



espirometria01

Con ella podemos medir la cantidad de aire que pueden movilizar los pulmones (volumen de aire) y la velocidad de las inhalaciones y exhalaciones durante la respiración (velocidad del flujo de aire).

Hace dos siglos, un cirujano inglés llamado John Hutchinson, inventó una campana calibrada sellada de agua, que permitía recoger el volumen de aire espirado después de una inspiración máxima. Con este rudimentario equipo, describió en 1846 el primer parámetro espirométrico, la capacidad vital o capacidad “para vivir”. Esta denominación no fue casual, puesto que la capacidad vital, predecía la supervivencia.

esperiometria02

Evolución de los equipos para realizar la pruebas de función pulmonar a través del tiempo

En aquella época la tuberculosis era endémica en Europa y las complicaciones de esta enfermedad generaban graves lesiones fibróticas en los pulmones, así como también, eran endémicas las lesiones pulmonares producidas en los trabajadores de las minas de carbón.

La medición de la capacidad vital con el espirómetro en estos pacientes, predecía mortalidad y el índice de supervivencia con gran exactitud.

La espirometría, al conocer cómo funcionan nuestros pulmones, nos permite diagnosticar, establecer la gravedad y hacer el seguimiento de cualquier enfermedad respiratoria. Por ejemplo, una de las indicaciones es saber el efecto que sobre la función pulmonar han tenido el tabaco en nuestros pulmones o el vapeo. (te recomendamos que leer también el artículo que se publicó en este mismo medio: ¿Es más seguro vapear que fumar?)

A menudo se solicita de forma previa a una intervención quirúrgica torácica o abdominal cuando se sospecha de la presencia de alteraciones. También se realiza de manera rutinaria en exploraciones de salud laboral.

Esta prueba se practica con un aparato que se llama espirómetro. La persona debe sentarse frente al aparato con las piernas sin cruzar. Acto seguido, se le colocan unas pinzas en la nariz y se le pide que se introduzca una boquilla en la boca. Una vez preparado, el paciente tiene que llenar de aire los pulmones al máximo. Entonces, el profesional lo anima a soplar muy fuerte y sin descanso hasta que vacíe los pulmones. El soplo se detiene cuando el profesional encargado de la prueba lo indica. 

esperiometria03

A continuación, se pide al paciente que inspire de forma rápida y con el máximo esfuerzo, a fin de disponer de datos inspiratorios.

La prueba generalmente se repite al menos tres veces para garantizar un resultado consistente y preciso. Normalmente la prueba dura 10 minutos.

En algunos casos se administra un broncodilatador inhalado (que permite aumentar el tamaño de los bronquios) y luego se realiza la prueba nuevamente. Esto mediría el efecto que un broncodilatador tiene sobre la capacidad de respirar de una persona.

En el siguiente vídeo te explicamos cómo se realiza.

Pedro J. Martín Pérez
Médico de Familia y Comunitaria
Experto Universitario en Nutrición Clínica y Salud Nutricional
Actualizado el Domingo, 02 Octubre 2022 16:37 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento