Salud masculina: hiperplasia benigna de próstata


La próstata es una glándula del aparato genital masculino encargada de producir parte del líquido del semen. Estas secreciones mejoran las condiciones para la movilidad, supervivencia y transporte de los espermatozoides (que se forman en los testículos). La próstata tiene forma de castaña, está localizada en la parte final de la vejiga urinaria (o cuello de la vejiga) y rodea la primera parte de la uretra.


prostata01

La hiperplasia benigna de próstata (HBP), es una patología muy prevalerte en los varones a partir de los 50 años de edad. Aparece como resultado del crecimiento no cancerígeno del tejido prostático, o sea, que es de carácter benigno.

Es la patología urológica más frecuente del varón. Sus causas son desconocidas, aunque se cree que la edad y los cambios hormonales en el hombre están detrás de la misma. También es importante saber que no está vinculada con el cáncer de próstata, aunque una persona que tenga este tumor puede presentar a la vez este tipo de hiperplasia.

prostatas02Síntomas de almacenamiento (relacionados con el modo en que se retiene la orina):

• Necesidad de orinar más a menudo de lo normal
• Necesidad de levantarse por la noche para orinar
• Necesidad repentina de orinar y dificultad para posponer la micción
• Pérdidas involuntarias de orina

Síntomas miccionales (relacionados con la manera de orinar): • Chorro de orina débil y/o ramificado

• Flujo de orina entrecortado
• Esfuerzo al orinar
• El chorro de orina tarda en empezar a salir
• Más tiempo de lo normal en terminar de orinar
• En casos muy aislados, retención urinaria crónica o aguda

Síntomas posmiccionales (relacionados con la sensación que queda tras orinar):

• Sensación de que la vejiga no se ha vaciado del todo
• Pérdidas involuntarias o goteo de orina poco después de salir del servicio

prostata03

La escala internacional de los síntomas prostáticos (IPSS) es un cuestionario validado utilizado para evaluar la gravedad de los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) asociados a la hiperplasia benigna de próstata (HBP) en los hombres. La escala IPSS consiste en un cuestionario de 7 preguntas que valoran la mecánica miccional del individuo, enfocándose en síntomas de vaciamiento o almacenamiento. Cada pregunta se responde según una escala de puntuación de 0-5 puntos (de menor a mayor intensidad) lo que resulta en un rango de puntuación total de 0-35 puntos. Según el resultado obtenido se clasifica la intensidad de los síntomas en, leve (0-7 puntos), moderada (8-19 puntos) o severa (20-35 puntos).

El cuestionario consta de una octava pregunta, que investiga el grado de afectación que tiene los síntomas en la calidad de vida del paciente, su rango de puntuación es de 0-6 (de menor a mayor molestia); las puntuaciones de 4 o más puntos se relacionan con una afectación importante de la calidad de vida.

Esta escala es importante porque la información así obtenida ayudaría al médico en la toma de decisiones sobre el tratamiento a seguir.

prostata05

Para algunos pacientes el IPSS es una herramienta compleja, así en 2017 se introdujo un prototipo de una escala visual como alternativa para evaluar síntomas urinarios de la vía urinaria, la Escala Visual Análoga de Síntomas del Tracto Urinario Inferior (EVA-STUI®, también conocida como EVA-GEA o Escala GEA).

prostata06

Algunas pequeñas modificaciones en los hábitos de vida pueden proporcionar efectos beneficiosos en los síntomas de la HBP. Es recomendable que sigas los siguientes consejos:

-Reducir la ingesta de líquidos a horas concretas del día, para disminuir la necesidad de orinar con frecuencia cuando esto resulta más incómodo (por ejemplo, por la noche o al salir de casa). No obstante, es importante no disminuir el consumo diario total de líquidos recomendado de 1500 ml.

-Esperar a vaciar la uretra del todo para evitar el goteo posterior a la micción.

-Usar técnicas de relajamiento y de doble micción: después de orinar, esperar 2-3 minutos y volver a intentarlo.

-Evitar el estreñimiento. Pedir ayuda profesional si el paciente tiene alteración de la destreza, la movilidad o el estado mental.

-Evitar el consumo de cafeína y alcohol, ya que tienen un efecto diurético e irritante que podría aumentar la frecuencia y urgencia de orinar durante el día y por la noche.

-Utilizar técnicas de distracción, como compresión del pene, ejercicios respiratorios, presión del periné y «trucos mentales» para olvidarse de la vejiga y del cuarto de baño.

-Reentrenamiento vesical para «aguantar» el deseo sensitivo de orinar, con el fin de aumentar la capacidad de la vejiga (hasta unos 400 ml) y, de este modo, alargar el tiempo entre micciones.

-Revisar la medicación que uno toma, con la ayuda de un médico o un farmacéutico, y optimizar la hora de administración o sustituir unos medicamentos por otros con menos efectos urinarios.

A parte de los consejos mencionados, el tratamiento de la HBP tiene la intención de mejorar la calidad de vida de los pacientes y evitar la obstrucción completa del conducto urinario que imposibilite orinar espontáneamente.

Esta es la razón por la que el objetivo tanto de la medicación como de las opciones quirúrgicas es mantener abierto el conducto urinario y/o disminuir el tamaño de la próstata.

Pedro J. Martín Pérez
Médico de Familia y Comunitaria
Actualizado el Lunes, 28 Noviembre 2022 13:16 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento