Envejecimiento: ¿genes o factores ambientales? La clave está en los telómeros



Desde un punto de vista biológico, el envejecimiento es la consecuencia de la acumulación de una gran variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, un aumento del riesgo de enfermedad, y finalmente a la muerte.

Ahora bien, esos cambios no son lineales ni uniformes, y su vinculación con la edad de una persona en años es más bien relativa. Es decir, no es lo mismo la edad cronológica que la biológica.



telomeros01

Todos conocemos ejemplos de personas mayores que disfrutan de una excelente salud y se desenvuelven perfectamente y, en cambio, de otras que son frágiles y necesitan ayuda considerable.

Como demuestran los estudios científicos, la longevidad tiene al menos dos componentes, uno de ellos es genético (variantes en genes) y el otro componente son factores ambientales (hábitos de vida, alimentación, estrés...). Los factores ambientales pueden afectar a la función de los genes a través de lo que se denomina epigenética (que actúa como un interruptor para apagar o encender genes).

La epigenética explica cómo un sujeto puede heredar una mutación en un gen que confiere un riesgo elevado de cáncer de mama y dar lugar a la aparición de un tumor a los 35 años, mientras que otra persona con la misma mutación no desarrolla el tumor hasta los 70.

telomeros02

Otro ejemplo sería el de gemelos que han pasado menos tiempo juntos durante su vida, viviendo en ambientes distintos, presentan más diferencias que los viven en el mismo ambiente.

Lo cierto es que, a lo largo de la historia, el ser humano buscó incesantemente la llave hacia la eterna juventud. De distintas maneras, el hombre manifestó siempre su descontento hacia el deterioro físico y mental, e indagó sobre alternativas que le garanticen una vida prolongada y saludable.

Uno de estos procesos moleculares que determinan un envejecimiento de nuestras células, es el acortamiento progresivo de unas estructuras que protegen a nuestros cromosomas (donde se encuentran los genes), los llamados telómeros.

telomeros03

Los resultados de muchas investigaciones científicas de las últimas décadas han sido el demostrar que el envejecimiento se puede modular (retrasar o adelantar), se ha visto que si los telómeros se desgastan nuestros órganos no se pueden regenerar tan rápido y aparecen las enfermedades,

De hecho, se ha comprobado el acortamiento de los telómeros en diferentes enfermedades, entre ellas, distintos tipos de cáncer, cardiopatías coronarias, hipertensión, diabetes y artritis. Los telómeros, pues, revelan la exposición al estrés acumulada por un individuo y su capacidad para superar ese estado.

Podríamos decir que “cuanto más largos son los telómeros de una persona más fuerte es biológicamente". O, dicho de otra forma, conforme los telómeros se acortan, nuestra vida también lo hace.

telomeros04

Ciertos agentes asociados con un estilo de vida no saludable pueden llevar al acortamiento de los telómeros mediante la inducción de un daño en el ADN en general o más específicamente en los telómeros y pueden, por tanto, afectar a la salud y esperanza de vida de un individuo. 

La buena noticia es que podemos influir en la longitud de los telómeros; y podemos hacerlo a través de nuestro estilo de vida. De hecho, se ha podido demostrar mediante estudios científicos que un cambio en el estilo de vida en la dirección que se apunta más abajo, aumenta la longitud de los mismos:

Dieta basada en alimentos integrales de origen vegetal (frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y derivados de la soja; todos en su forma más natural y menos procesada posible).

Ejercicio, se ha visto que el entrenamiento de resistencia (carrera continua), entrenamiento de intervalos de alta intensidad.

Las técnicas de manejo del estrés como la meditación o el yoga, también han demostrado en estudios científicos que evitan el acortamiento de los telómeros.

Gestión emocional con apoyo social.

telomeros06

Esto no quiere decir que vayamos a vivir para siempre, pero ¿a quién no le gustaría morir de viejecito y en las mejores condiciones posibles? Está en nuestras manos recuperar el poder sobre nuestra salud y vitalidad mediante lo que hacemos cada día. Solo se consigue vivir más años si hay más salud, menos enfermedad.

Pedro J. Martín Pérez
Médico de Familia y Comunitaria
Actualizado el Lunes, 11 Octubre 2021 10:14 horas.

2 comentarios

  • Rosa María Martín Pérez Lunes, 11 Octubre 2021 22:01 Enlace al Comentario

    Objetivo. Salud y alimentación. Gracias por informar.
    ?

  • Lucía Martín Ramos Lunes, 11 Octubre 2021 11:05 Enlace al Comentario

    Super interesante!!?

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento