Sentir en plenitud la Rama de Agaete (fotos y vídeo)



Celia y Raúl acaban de estrenar unos hermosos 18 años, y sus abuelos y padres, por fin cumplieron su deseo, el poder sentir en plenitud la Rama de Agaete.



ramadeagaete2022

Vivieron la amanecida del día tres sin la vigilancia tan férrea de años anteriores, bailaron la Diana, Rama y Retreta, y según Celia, era tal y como siempre lo había imaginado, y es que con su primo Raúl siempre han vivido la fiesta juntos desde la más tierna infancia, y este año la han vivido como jóvenes que son, en plenitud de vida.

Fue la de este cuatro de agosto en este regreso de la enramada, la primera Rama del pequeño José Antonio que aún no ha cumplido su primer año de vida, y la primera de la pequeña Valentina, algo más mayor, pero que por la pandemia, no había gozado de lo que es la auténtica fiesta de Agaete. Sus padres por ellos, sintieron el renacer de este día tan señalado para los culetos.

Y fue tan hermoso, ese sentir conjunto de los vecinos, cuando a las diez de la mañana el volador sonó en la trasera de la iglesia, que silenció la magua de los dos años sin ese tronar que anuncia el gran día. Se alzaron las manos al cielo en un precioso cuadro que no necesita pintor, porque lo pinta cada cada año el pueblo.

Se sintió en lo más profundo el amoroso abrazo de Susana y Ana abriendo la casa de la familia Hernández Rosario, recibiendo con una sincera alegría a los que tocan en su puerta. Y es esa alegría, con ese buen recibimiento lo que da sentido a un día de Rama.

Se sintió la verdad de fiesta al ver la cara de Benja portando a la querida sobrina sobre los hombros, y al ver a Adriana deambular por todo el pueblo, con ganas de que todo vaya a mejor y que la tradición auténtica no se pierda.

Y en el puente, la casa de Paquita otra vez abrió sus puerta, con ella siempre en el corazón, y este año por todo lo alto, porque con la prima sacaron mesa y sillas y demás atrezos, para rendir un homenaje a la familia en este tiempo de fiesta. Tanto que recordar, tanto que agradecer y tanto que sentir sintiendo .

En la azotea de las Cruz se recibió a Maite, Victoria y Mario, y a los primos con sus allegados, con Anate y Paqui con tiempo para atender y con tiempo para salir y darse un buen meneo en la enramada.

Y en la placilla, Luisa, Martina, Fernando y Alejandro, bajo la atenta mirada de Sagri, hacían de la suyas, sintiendo La Rama, a su manera, que no es otra que la de la infantil inocencia, que da pie a empaparse en los valores festivos que marcarán los años de vida que están por venir.

Y se sintió la plenitud de Rama en la casa de Lary, con la carne mechada ya preparada para degustar en compañía de amigos como Sendi.

Y en la Villa Abajo la familia Barroso Álamo al completo se volvió a reunir, compartiendo su alegría y alimentado los cuerpos cansados de las distintas generaciones que en el patio y cocina de la querida Anita, se reunieron.

Y allí también el auténtico sentir del día de Rama estuvo bien presente, porque no es otro sentir que el de estar unos para otros, compartiendo, ayudando, animando y celebrando, porque hay mucho que celebrar, tanto que Eusebio se hizo cargo de una promesa de rama que llevó hasta la Virgen de Las Nieves allá en el puerto, y después él cumplió con la suya propia, porque en este día los que son de Agaete, nunca olvidan a los suyos.

Y así, sintiendo en plenitud, tanto que sentir, tanto sentido, Agaete volvió a celebrar su día de Rama.

Y después de tantas emociones, de tanto brincar en la calle, de ir hasta el puerto y de regresar a casa, para dar un poco de descanso al cuerpo tan maneado, se volvió a salir a la calle para bailar la retreta.

Y se sacaron fuerzas de dónde no había, y se bailó con el mismo frenesí que cuando comenzó la Diana y La Rama. Y sin dejar de bailar se llegó hasta el frontis de la iglesia, para decir adiós con lágrimas que no se pueden contener al día de la querida enramada, pensando ya que, está por llegar, ese volador de las cinco de la madrugada con el que Agaete siente y cada año renace.


Sentir en plenitud la Rama de Agaete

Diana, rama y retreta; luz, color y vida en la villa de Agaete

 

 

Actualizado el Viernes, 05 Agosto 2022 01:56 horas.

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento