Víctor Díaz y la esperanza de poder reabrir la terraza El Ancla

terraza el ancla

Corría el año 1994 cuando el Chef Víctor Díaz y su mujer, Flora Moreno, hacían realidad el sueño de contar con un negocio propio en el que la comida canaria fuera la gran estrella.

Así nacía, hace 26 años, la Terraza El Ancla, un negocio familiar, al que se entregaron con devoción.

Han sido años de mucho esfuerzo, superando muchos obstáculos como los de las embestidas del mar que en varias ocasiones se cebó con el popular establecimiento, ubicado en la playa de Sardina.

Víctor y su familia nunca perdieron la ilusión y las ganas de trabajar, pero las obras que se ejecutan en la avenida de Sardina desde finales de 2019, y la pandemia del covid, han supuesto un duro golpe que los tiene sumidos en la impotencia y la frustración.

Un mes antes de la pandemia, con mucho dolor y tristeza tuvieron que cerrar El Ancla, y el establecimiento, a estas alturas, no ha podido reabrir sus puertas, ya que las obras iniciadas en octubre de 2019, no han finalizado.

Acumulan muchas pérdidas económicas, ya que tanto como Víctor y Flora son autónomos y no han podido acceder a ningún tipo de ayudas.

A ello se suma el pesar de tener que prescindir del personal que junto a ellos lo han dado todo para hacer de El Ancla un establecimiento referente.

En estos duros meses, se han sentido abandonados a su suerte, ya que según señalan, a pesar de presentar varios escritos en el Ayuntamiento de Gáldar, dando cuenta de su situación, sienten que se les ha cerrado las puertas.

Son conscientes de que son tiempos muy difíciles para los empresarios, pero consideran que con voluntad política podrían haber recibido un poco de ayuda económica, alguna indemnización por estar afectados por las obras que se financian con fondos europeos.

Tampoco entienden los motivos por los que existiendo una subvención de 250 000 euros para arreglar el talud de la zona costera de Sardina, esa obra no se inició antes del arreglo de la avenida y además no entienden por qué tienen que pagar los platos rotos de lo que consideran una mala planificación en la que se tenía que haber tenido en cuenta los daños que se podían ocasionar a los empresarios de la zona.

Víctor dice que hasta tienen problemas para realizar las visitas casi diarias para ver como está el establecimiento, para poder protegerlo de situaciones como la de la borrasca Filomena con mal tiempo en el mar. Ahora solo piden saber cuando se darán por finalizadas las obras para poder ponerse en marcha.

Y es que a pesar de todos estos sinsabores, Víctor y Flora no pierden la esperanza de que El Ancla pueda reabrir sus puertas, y que los clientes estén dispuestos a apoyarlos.

Actualizado el Martes, 12 Enero 2021 10:38 horas.

1 comentario

  • Ignacio Javier Mendoza moreno Miércoles, 13 Enero 2021 16:06 Enlace al Comentario

    Qué pena ,no se puede tratar así ,a unos trabajadores que lo han dejado todo por su negocio,que pena ,el ayuntamiento está para echar una mano i buscar soluciones,animo a Víctor i su familia espero que pronto se solucione todo ,i vuelvan a dar un servicio de calidad como el que daban

Deja un comentario

Esta es la opinión de los lectores, en ningún caso la de infonortedigital.com. No se permitirán comentarios ofensivos o contrarios a las leyes españolas. Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia.
El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.

volver arriba

Noticias

Municipios

Suplemento